Volver Atrás

Como todos los correctores, las dosis dependerán en gran medida del total de los aportes y de los niveles de carencia y de las condiciones edáficas y culturales. Se recomienda iniciar los tratamientos anticipadamente, especialmente en cultivos exigentes y situados en suelos sueltos). En frutales, cítricos y otros cultivos leñosos, iniciar los tratamientos con la brotación (primavera – verano) y en todo caso a la aparición de los primeros síntomas de carencia. En caso de carencias manifiestas en terrenos alcalinos iniciar el tratamiento vía foliar para obtener un efecto más rápido.

Las aplicaciones en el proceso de maduración de la fruta se realizarán cada 10 días.


« Anterior 4/4 Siguiente

Medios

ABONOS QUELATADOS - Video Presentación

Productos relacionados

Menú