Volver Atrás

Es un producto indispensable en construcción, sobre todo cuando se utilizan grandes volúmenes de hormigón.

Gracias a sus propiedades, y tal como se reseñó anteriormente, puede ser utilizado como agente estabilizador de suelos, en construcciones de calzadas y superficies de tierra, perforaciones y excavaciones, etc. En relación con esta propiedad, también se aplica como paliativo del polvo en carreteras o caminos de arena, cortijos, etc.

Por su capacidad de absorción de agua, es un excelente deshumectante, sobre todo en ambientes cerrados, previniendo el moho y la corrosión que produce la acumulación de humedad.

Al comienzo de la época de heladas, gracias a que rebaja la temperatura de congelación del agua, es indispensable para derretir hielo y nieve en carreteras, aceras, entradas a establecimientos y viviendas, etc.

 


Menú